La artrosis se produce debido al paso de los años, y como consecuencia al envejecimiento, que es lo que provoca “el desgaste” de las articulaciones. En otras ocasiones, este tipo de envejecimiento prematuro de las articulaciones viene asociado a una cuestión hereditaria, viéndose incrementado en el caso de que cualquier articulación haya sufrido una inflamación, o fractura. Y esto es lo que genera que se acelere la artrosis a edades tempranas. En muchas ocasiones habrás oído hablar de tratamientos o crema articulaciones, pero en este post vamos a ver realmente que es lo que calma y reduce este tipo de dolencias

¿Qué se lesiona y cómo daña?

La artrosis en las manos concretamente conlleva una degeneración del cartílago en las propias articulaciones, entre sus consecuencias destaca la deformidad en manos, dolor y dificultad para mover los dedos con normalidad.

La osteoartritis es el desarrollo de protuberancias óseas también conocidos como nódulos en las articulaciones de los dedos. Existen dos tipos de nódulos en función de donde se den este tipo de protuberancias óseas.

–          Las protuberancias que se dan en las articulaciones distales de los dedos se conocen como nódulos de Heberden.

–          Las protuberancias que se dan en las articulaciones medias de los dedos se denominan nódulos de Bouchard

Es común encontrar estos nódulos en los puntos de presión, tales como la superficie extensora del brazo, el tendón de Aquiles y la superficie flexora de los dedos.

Suelen aparecer primero en un dedo y posteriormente pueden expandirse al resto, pero no necesariamente. Algunos afectados notan dolores, hinchazones, enrojecimientos y la presencia de estas protuberancias van apareciendo gradualmente.

Muchas personas, al perder sensibilidad y aumentar el nivel de hormigueo en la yema de los dedos pueden sentirse torpes, y llegan a perder el control de movimientos simples como es el agarre, la apertura de una puerta con las llaves, o incluso coger una cuchara para comer.

¿A quién puede afectar?

Es un tipo de enfermedad que puede afectar a ambos sexos, aunque es más común encontrarlo en mujeres, a la edad de 45 o 50 años en adelante.

También es posible, aunque menos común, que este tipo de enfermedad, es decir, la artrosis de articulaciones de los nudillos (metacarpofalángicas) se dé en personas que durante toda su vida han realizado ejercicios que implicaban trabajos manuales, como es el caso de las costureras.

¿Cómo tratar esta enfermedad?

Como tal no existe un tratamiento concreto que reduzca, haga retroceder la artrosis existente o evite la aparición de nuevas enfermedades relacionadas con este aspecto. La artrosis de las manos no provoca invalidez, aunque si provoca cierta limitación a la flexión. La crema Artrosy es una gran aliada, aunque es importante acogerse a una serie de instrucciones para que una crema articulaciones tenga efectos reales y notables.

Por tanto, entre estos consejos, se recomienda:

– No aguantar mucho peso con las manos.

– Evitar exprimir productos de manera manual, o cualquier tipo de esfuerzo del estilo, y en cambio, utilizar en la medida de lo posible productos eléctricos.

– Realizar ejercicios de estiramiento, flexión y extensión para fortalecer la musculatura.

– Emplear el frío como calmante natural cuando se den brotes agudos inflamatorios

Como ya hemos comentado no existe ningún tratamiento médico que elimine por completo la artrosis, pero sí que es cierto que Artrosy, tratamiento tópico articular, es un producto muy enfocado como el propio nombre indica al propio tratamiento articular, y que ayuda a calmar y aminorar los dolores provocados por esta enfermedad.

Si nota un inicio de estas patologías en sus dedos, es muy importante usar a diario una o dos aplicaciones de Artrosy, tratamiento articular, para detener al máximo el desarrollo de la enfermedad y que los dedos no sufran deformaciones.

Está en sus manos detener el deterioro de estas con muy poco esfuerzo y de manera muy económica.

¡Esperamos que este artículo haya sido de vuestra utilidad!