Las sales minerales no solo son necesarias, son vitales para la salud de todas las personas y más aún, en deportistas que por su actividad pierden un mayor porcentaje de las mismas.

Regulan los fluidos corporales:

El sodio es un electrolito que además de participar en la contracción muscular regula los fluidos en tu cuerpo. Si hay un exceso de sodio puede haber hinchazón en los tejidos y ser perjudicial.

Hay que contar que durante la práctica deportiva se pierde mucho fluido a través del sudor por lo que es importante reponerlo mediante alimentos o bebidas deportivas.

El potasio también trabaja junto con el sodio regulando los niveles de agua. Además es fundamental para las células del tejido nervioso y la contracción muscular.

También se relaciona con el almacenamiento de glucógeno y su carencia puede causar un desequilibrio que genere calambres o flojera en general.

Ayudan a la contracción muscular

El calcio es uno de los minerales más abundantes en el cuerpo y muy importante para la musculación.

Puede existir un déficit de calcio en personas que intentan ganar músculos y que no toman lácteos. Ciertos deportistas consumen muchos alimentos basados en proteínas lo que hace que el calcio se pierda por la orina.

Aumentan la energía

Las sales minerales para deportistas son capaces de aumentar la energía en tu cuerpo. El fósforo es la unidad más representativa del músculo ya que se relaciona con el metabolismo en el ejercicio.

 

Trabaja con el calcio y es ideal para mantener un buen equilibrio entre ambos elementos.

Oxigena tu organismo

Otra de las características de las sales minerales es que transportan oxigeno a las células del cuerpo. Es el caso del hierro, fundamental en la alimentación deportiva.

Si el hierro disminuye pueden aparecer mareos debido a un menor aporte de oxígeno en las células. De ahí la importancia de mantener los niveles de hierro en equilibrio.

Cuidan de tu corazón

Las sales minerales para deportistas son uno de los mejores complementos que una persona apasionada del deporte puede usar

Este tipo de sales como el hierro o el magnesio, protegen la salud de tu corazón y le dan el aporte de energía necesario para aguantar una sesión de entrenamiento sin riesgos a sufrir daño. Las sales minerales contribuyen a regular la frecuencia cardiaca y mantener una correcta presión sanguínea.