Dolor en las Articulaciones

Actualidad sobre dolor en articulaciones, artrosis y vida sana

Página 2 de 13

¿Es normal que duelan las articulaciones en el embarazo?

Sí. El dolor de articulaciones durante el embarazo es normal y se explica por los cambios físicos que se producen durante este proceso.

Durante el embarazo se producen diversos cambios hormonales que tienen como finalidad adaptar al cuerpo para alojar al feto en su interior y soportar su crecimiento a lo largo de los nueve meses.

Estos cambios hormonales tienen también, como último fin, preparar al cuerpo para el parto. Con ellos, se aflojan los tejidos del cuello uterino y el suelo pélvico; pero al mismo tiempo, también los ligamentos de las articulaciones, haciéndolas más vulnerables.

Asimismo, se va produciendo paulatinamente un aumento de peso que puede llegar a ser de entre 10 y 15 kilos. La consecuencia directa sobre los músculos y las articulaciones es que tendrán que soportar una carga adicional durante varios meses, lo que inevitablemente hará que se resientan.

La primera y principal afectada por este aumento de peso es la espalda y su columna vertebral. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo y aumenta la carga sobre las articulaciones, irán siendo más las que empiecen a molestar o doler.

Otro efecto habitual, en este caso a partir de la segunda mitad del embarazo, es la retención de líquidos. A esta retención se asocia el síndrome del túnel carpiano, muy común entre las embarazadas, el cual provoca entumecimiento o dolor en manos y muñecas, especialmente por las noches.

Su origen está en los nervios del canal carpiano, que se encuentran sometidos a esfuerzos muy superiores a los que tiene que soportar normalmente. Una recomendación para aliviar el dolor que éste provoca es, a la hora de dormir, buscar una posición que permita mantener manos y muñecas en una posición relajada y que no las sobrecargue.

Cómo aliviar el dolor de articulaciones durante el embarazo

Junto con una crema para articulaciones, existen otros muchos remedios naturales que pueden complementar sus efectos y ayudar a reducir el dolor articular.

Aplica calor o frío

El calor ayuda a liberar tensiones y puede aliviar dolores en las articulaciones. Para ello puedes darte un baño caliente o aplicar calor sobre las zonas afectadas con una manta eléctrica. También puedes probar con el frío colocándote bolsas de hielo en las articulaciones. ¡Alterna ambos métodos y comprueba cuál te funciona mejor!

Evita el estrés

Las situaciones de tensión mental tienen un reflejo en el cuerpo y las articulaciones se resienten de ellas. Evítalas y prueba con actividades como el yoga o con masajes terapéuticos que, además de conseguir relajación mental, también ayudan a prevenir la retención de líquidos.

No realices grandes esfuerzos

Los músculos y las articulaciones ya soportan una carga suficientemente grande con el aumento de peso que se produce durante el embarazo. Así que, durante esos meses, trata de no someterlos a mayores esfuerzos y evita cargar con objetos pesados.

Haz ejercicio físico moderado

La actividad física ayuda a fortalecer las articulaciones y las mantendrá protegidas por lo que, aunque por las molestias pueda apetecerte menos, es importante realizarla de forma regular. Algunas de las actividades recomendadas durante el embarazo son los paseos, la natación o el pilates.

 

5 consejos para aliviar el dolor de tus articulaciones en otoño

Con la llegada del otoño, muchas personas aquejadas de dolores articulares notan que la intensidad de éstos se incrementa con el frío y la humedad. Efectivamente, la explicación se encuentra en el cambio de las condiciones climatológicas y ambientales que se dan con el paso de estación.

En otoño, la humedad ambiental se ve incrementada, al mismo tiempo que cae la presión atmosférica. Para compensar esto, en los tejidos de nuestro cuerpo se produce un incremento de la presión, generando en éstos inflamaciones, irritaciones y rigideces en las articulaciones. 

Un tratamiento articular nos ayudará siempre a cuidar de nuestras articulaciones ante estas circunstancias. Además, a continuación te damos otros cinco consejos para que consigas aliviar el dolor durante el otoño.

Alimentación equilibrada

Los alimentos ricos en Omega 3, como el pescado azul o el aceite vegetal de lino, han de ser indispensables en tu dieta. El jengibre también es altamente recomendable gracias a sus propiedades antiinflamatorias, al igual que el ajo o la cúrcuma.

Por otro lado, también aconsejamos la ingesta de alimentos antioxidantes, como es el caso del té verde, que contribuirá a proteger los cartílagos. Asimismo, es recomendable incluir en tu dieta alimentos con vitamina E; presente en frutos secos, albaricoques, espinacas, pimientos y espárragos.

Descanso adecuado

Incrementa los periodos de descanso cuando te encuentres en fases de dolor más intensos. Para reducir la sobrecarga de tus articulaciones, también es recomendable que te tomes pequeños descansos durante el día en tus actividades cotidianas.

Cuando descanses, hazlo manteniendo posturas correctas. Intenta hacerlo en camas lisas y en sillas o sillones con respaldo y en los que tus pies estén siempre apoyados en el suelo.

Ejercicio moderado

El ejercicio diario es fundamental, siempre y cuando se eviten actividades de alto impacto. Es aconsejable realizar ejercicio aeróbico como practicar pilates o yoga, caminar o montar en bicicleta 20 minutos al día. De esta forma, lograrás fortalecer y proteger tus músculos y articulaciones sin causarles daño.

Cuida tu peso

El sobrepeso hace que tus articulaciones soporten más peso y se sobrecarguen, incrementando el dolor. Así que es importante que, mediante la dieta y el ejercicio, mantengas un índice de masa corporal acorde a tu cuerpo.

Protégete del frío

Evita exponer tus articulaciones al frío y procura abrigarte bien cuando salgas a la calle. También puedes aliviar el dolor de tus articulaciones aplicando calor usando una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica.

Siguiendo estos consejos, junto con un tratamiento para las articulaciones, lograrás combatir el aumento de las molestias que habitualmente trae consigo el otoño. Toma nota de ellos y cuídate bien.

Los mejores suplementos deportivos en 2020 para el gym

Un deportista necesita entrenar para conseguir alcanzar sus objetivos. El esfuerzo y la disciplina son claves para conseguirlo, pero también juegan un papel muy importante los suplementos como la proteina whey o la L-Carnitina, que ayudan a que ese esfuerzo que se realiza durante el entrenamiento tenga un mejor rendimiento.

Estos suplementos que hemos nombrado, tanto la proteína como la L-Carnitina, están pensados para conseguir el objetivo de perder grasa y ganar definición en los músculos. Gracias a la proteína se consigue aumentar la masa muscular y la L-Carnitina reduce la grasa, logrando que se queme más con cada entrenamiento. Además, se consigue paliar el efecto negativo que el ejercicio pueda tener sobre las fibras musculares, ya que es frecuente que se produzcan micro rupturas.

Los deportistas y el magnesio

El magnesio es un mineral fundamental para los músculos. Si se tiene carencia del mismo es fácil que aparezcan contracturas y otros problemas. Pero al hacer ejercicio se suda mucho y en el sudor se elimina mucho magnesio. Por eso es conveniente tomar un suplemento que reponga todo lo que se va perdiendo en los entrenamientos.

Los calambres suelen ser el primer aviso de que los niveles de magnesio están demasiado bajos. Pero lo mejor sería no esperar a que aparecieran y comenzar a tomarlo cuando se sube el nivel de entrenamiento. Así, nos aseguramos que que no habrá ningún problema.

Aunque ya hace años que se sabe de la importancia del magnesio para evitar problemas musculares, ese ahora cuando se le comienza a dar más importancia a su consumo y se han popularizado los suplementos que permiten cubrir esta necesidad sin tener que realizar variaciones en la dieta.

Los deportistas y la energía

Pocas cosas son más odiosas que comenzar un entrenamiento con toda la gana y a mitad del mismo sentir que uno se está quedando sin fuelle. Por eso, otro de los suplementos que no te pueden faltar este año son aquellos que te ayudan a reponer fuerzas y energías mientras entrenas.

Muchos de estos suplementos tienen un factor en común, la cafeína. Esta ayuda a tener esa energía extra que hace que se pueda continuar un poco más y alcanzar los objetivos para ese día sin desfallecer. La cafeína se puede combinar con otros productos para conseguir que ese efecto vigorizante se prolongue durante más tiempo. Además, es recomendable combinarla con otros complementos que ayuden a hidratarse.

« Siguientes entradas Recientes entradas »